« Сайт LatinoParaiso


Правила форума »

LP №340



Скачать

"Латинский Рай" - форум сайта латиноамериканской музыки, теленовелл и сериалов

Информация о пользователе

Привет, Гость! Войдите или зарегистрируйтесь.



Факундо Арана / Facundo Arana

Сообщений 641 страница 660 из 878

641

http://www.picshare.ru/uploads/151211/S4nq8w3CiG.jpg
http://www.picshare.ru/uploads/151211/185o2il9SE.jpg
http://www.picshare.ru/uploads/151211/6dFVTv7B3j.jpg

0

642

http://www.picshare.ru/uploads/151217/5jz435mmIk.jpg

+1

643

http://i003.radikal.ru/1512/38/f154ce4ffde5t.jpg
http://www.picshare.ru/uploads/151216/nW52L1D6dW_thumb.jpg
http://www.picshare.ru/uploads/151216/3n24qr5U6O_thumb.jpg

0

644

http://www.picshare.ru/uploads/151216/aBWESZt6Fc_thumb.jpg

0

645

0

646

http://s020.radikal.ru/i703/1512/c3/043264619564t.jpg

0

647

http://s018.radikal.ru/i503/1511/ad/7cdc8b253254t.jpg

0

648

Revista Hola! Gracias Nico Martin
http://www.picshare.ru/uploads/151212/9v7QS2OS76_thumb.jpg
http://www.picshare.ru/uploads/151212/MfDL0WyPN2_thumb.jpg

+1

649

http://www.picshare.ru/uploads/151222/Ph5VWqYJ15.jpg

0

650

http://www.picshare.ru/uploads/151222/7Jc51w55v7.jpg

+1

651

http://www.picshare.ru/uploads/160101/M9UFhqW4jh.jpg

+1

652

http://www.picshare.ru/uploads/160110/3iNjGAdfAQ.jpg

+1

653

http://www.picshare.ru/uploads/160112/q444xaO5c3.jpg

0

654

0

655

Facundo Arana: “No soy naturalmente feliz”

Свернутый текст

Personajes. .
Viene de un año televisivo regular, luego de que la telenovela turca “Las mil y una noches” se impusiera a “Noche & Día”. Reestrenará “En el aire”, en el Tabarís. Y confiesa: “Me ganó Onur. ¿Y qué?”.
Cuestión de aire. Le faltó cuando trepaba el Everest, le sobra ahora que sopla el saxo trepado al escenario del Tabarís. Facundo Arana abre el estuche de un saxo que ha tenido más traqueteo que una valija. Lo compró por 1.500 pesos en la calle Florida, y todavía parece guardar la mística de la lluvia de moneditas que le arrojaban los pasajeros del subte, allá por 1992. Hace dos meses, el instrumento sonó en Tel Aviv y Moscú. Ahora aterriza en la avenida Corrientes. El miércoles reeestrena En el aire.

La gira por Israel y Rusia con The Blue Light Orquestra iba a seguir bordeando el mar de Japón, pero el atentado en Francia frenó los planes, aunque no el periplo de Facundo. Días atrás, el rubio clavó freno en Pinamar y lo obligó a su padre, de 80 años, a trepar por las dunas. “Me dijo: ‘Yo no puedo hacer eso’. Y le dije: ‘¿Cómo que no? Lo peor que va a pasar es que mueras como una leyenda, porque te moriste haciendo un Dakar. Y yo con un brazo roto y con el papá más genial del mundo’. Y el viejo apretó el acelerador”.

Del Aconcagua al Everest. Del mar Muerto a Cariló. Del teatro Beit Ha´Jaial de Tel Aviv a esta sala pequeña. Al movedizo Arana Tagle no lo detiene ni esos 50 grados del asfalto que le desintegran las suelas. Corta la calle del Broadway porteño, levanta brazos e instrumento y logra un efecto sinestésico. No le importa haber atravesado “una tormenta” en 2014 con el revuelo en el elenco de Farsantes. Tampoco la poca adhesión que tuvo Noche & Día. Ahora hay sol. Y la convicción de que ganar o perder depende de desde dónde se mire.

Bielsa dice que el fracaso es “formativo”. Que “el éxito nos vuelve peores”. ¿Que a “Noche & Día” no le fuera bien tuvo algo de formativo o aleccionador?
No. Siento que fue un programa bellísimo. El libro fue buscando sus idas y vueltas. Escribía un genio, Willy van Broock, Después vino la novela turca. ¿Que te puedo decir? Son circunstancias que no me molestan. No es formativo ni deformante. Yo no voy por la vida acumulando fracasos. Exito y fracaso son subjetivos. ¿Vidas robadas fue un éxito? Sí, desbordó, pero no terminó con la trata de personas. El éxito es tener el oficio de actor. Un carpintero puede saber todo lo que quiera de la física de clavar un clavo, pero hasta que no se clavó mil veces los dedos... Tengo muchos martillazos y horas de carpintero.

Hace unos meses el título común era “Onur le ganó a Arana”.
Es cierto. Onur le ganó a Facundo. ¿Y qué? ¿Te acordás el nombre del actor? Nadie se acuerda. El personaje le ganó al actor. Eso es un fenómeno. Aplaudo. Soy muy buen público. (Se ríe). Te puedo mostrar una foto de mi hija haciendo de Sherezade en el acto de fin de año. Me lo banco.

Deberian haberles dado un premio al remo. Quisieron sacar a flote a la tira de todas formas.
Se lo pusimos. Como a cualquier cosa que yo hago en la vida. Hasta te llegan a cargar por ponerle tanto de más. Nunca va a ser suficiente el esfuerzo por levantar algo. Sino sos un chato. Sino, quedate en tu casa.

¿Fue justa la victoria?
No vi la telenovela. Era una novela que hablaba de amor, sin pretensiones. Tuvo 200 mil puntos de rating. Los éxitos se aplauden. El año fue raro. Los turcos se llevaron todo por delante. Mirá, lo que nos pasó con esta tira turca, es lo que les pasó a ellos con Muñeca brava. Los felicito. Está todo raro en la tele. Netflix se metió con fuerza y hacer ficción es tirar un tiro con los ojos cerrados sin saber dónde está el blanco.

Días atrás Mirtha Legrand le preguntó a Tinelli: “¿Qué se siente tenerlo todo?”. A lo que él dijo: “No tengo todo, me faltan mis viejos”. Uno piensa tu vida como esa foto familiar perfecta. ¿Te falta algo?
No, porque tengo a mis viejos. A mi mujer, que es la mujer que soñé, y 100 veces más de lo que soñé. Yo siempre soñé chiquitito. Sueños perfectos chiquititos y se multiplicaron por mil. Pedí: “Quiero una negra que me cocine”. Y me apareció Maria Susini, morocha y chef. Y pedí tocar y me fui al subte y vengo de tocar en Rusia. Y quería actuar para ser la estatua viviente de la plaza. ¿Me voy a sentir culpable? Agradezco y no puedo creerlo. Nadie puede reír a carcajadas si no lloró. Todo es inversamente proporcional. Yo era un corcho que iba a la deriva.

¿Un corcho a la deriva?
Corcho que iba a la deriva y siempre le tocaron siempre buenas mareas. A mí ya me contaron hasta 9 y me levanté en el 10. No hay ola que me pueda tumbar. No me parás con nada. Pero porque es una decisión. Lo que me puede pasar es que me muera, pero como me voy a morir de todas maneras, lo hago igual. Si la gente, por ejemplo, quiere escuchar a un buen cantante, que vaya a ver a Ligia Piro, a León, a Sandra Mihanovich, a Soledad. Yo voy de a poco. Arranco desde el paso uno, aunque tenga 43 años. Mis sueños los voy cumpliendo de a uno. ¿O no te acordás lo que uno era? De joven sos una hoja en blanco mirando para adelante. Y decís: ¿Para dónde es? Siempre te dicen para dónde ir. Yo hice mi propio camino. Mi viejo que es un tipo tan inteligente y culto, un San Martín en el Derecho, hizo que yo no me dedicara a eso. ¿Cómo superaba lo que hizo él, que era Sotomayor saltando en alto? A mí me costó mucho la felicidad.

¿Por la enfermedad o por qué?
No, porque hay gente que es naturalmente feliz. ¡Yo no soy naturalmente feliz! Mi felicidad la tengo que buscar cada día. Y me cuesta un huevo. Como darle cuerda. María, mi mujer, es naturalmente feliz. Se levanta y es como un dibujito animado. “Buen dííííía”, con acento en la i, y te da un mate. Es fácil con ella. Lo que antes era pesado para arrancar, ahora no. Pero nunca le dejé de dar cuerda a mi máquina, inclusive cuando no arrancaba. Infinidad de momentos me costaron. Calculá los días que tengo de vida. De esos días, tuve momentos de sentirme el más feliz, pero días en que perdí el timón. Estuve en las profundidades más horrendas y espantosas. Pensaba que no iba a salir y que no había fondo.

¿Te molesta que se ponga en duda tu bondad? ¿Que exista ese mito sobre tu forma de ser?
Mirá, yo trabajo para todo el mundo. Trabajo lo mejor que puedo y con todo mi corazón. No puedo pretender que le guste a todo el mundo. Ni puedo pretender que todo el mundo me quiera. Me agrada saber que la gente a la que no le agrado es a la que no me interesa agradarle. Me moriría si a cierta gente no le agradara, porque esa gente me importa y sería capaz de decirle “Che, hablemos”. O me moriría si no le agradara a mi mujer e hijos. El resto del mundo...

Como aquel dicho: “Ni Dios pudo gustarle a todo el mundo”...
¿Te das cuenta? Me parece tan zonzo y básico cuestionar o buscar si soy bueno o no. Que alguien use su tiempo para semejante imbecilidad. Nadie es tan bueno ni tan malo. Dos personas chocan y se bajan a agarrarse a piñas. ¿Eran mala gente? Por ahí eran dos extraordinarias personas que no miraban bien.

http://www.clarin.com/extrashow/musica/ ... 50660.html

http://www.picshare.ru/uploads/160103/8gdIjKU4D1.jpg
http://www.picshare.ru/uploads/160103/L0XU653S5q.jpg
http://www.picshare.ru/uploads/160103/jUL91etgyi.jpg

0

656

“Jamás me había atrevido a soñar con el aplauso del público”

Свернутый текст

Facundo Arana vuelve a la actuación. Luego de un año en el que se dedicó mayormente a su música, mañana debuta en el Tabarís con “En el aire”, obra que le ha dado muchas satisfacciones. “A los 43, ya sé qué historia quiero contar”, dice.

"Tenía 13 años, iba en el auto con mi viejo, suena un tema en la radio que me parte la cabeza. ¿Qué instrumento es ése, papá? Un saxofón. Voy a ser saxofonista”.

-Y lo cumpliste
-Sí, lo cumplí. Quería ser dibujante de historietas, músico, aventurero y actor. Y todo eso soy. Y también si me dejaban, soñaba con formar una familia. Mirame, encontré a la mejor mujer y tengo una familia divina. Soy realmente un hombre afortunado y agradecido.

Facundo Arana es este hombre afortunado y agradecido que escaló el Everest, que conoció el éxito en televisión de la mano “Chiquititas”, “Muñeca Brava”, “Padre coraje”, “Sos mi vida”, “Vidas Robadas” y tantas otras. Que arrancó tocando el saxo en la línea D del subte y acaba de llegar de una gira por Israel y Rusia a donde fue a llevar su música. Cómo no va a ser afortunado este hombre que desde hace 10 años vive con su mujer María Susini y tiene tres hijos, y desde mañana se subirá al escenario del Tabarís para reestrenar la obra “En el aire” dirigida por Manuel González Gil, que ya presentó con éxito en San Luis y en Mar del Plata. “Participé de la cocina de esta historia que me encanta. A esta altura tengo oficio suficiente para hacerlo. Jamás me había atrevido a soñar con el aplauso del público, que es el galardón máximo para el actor. Y la gente aplaudió y agradeció de pie”, cuenta Facundo.

-¿También tocás el saxo en la obra?
-Sí, es la primera vez que puedo combinar las dos actividades: música y actuación. Pero no es cualquier saxo, es el mismo con el que tocaba en el subte.

-¿Y por qué?
-Porque tengo memoria y hoy, a los 43 años le puedo hacer un guiño a ese chico que tocaba ayer en el subte. Me gustaba el saxo y no me fui al Juilliard y podía hacerlo. Mi viejo en esa época era juez y yo su único hijo varón entre tres mujeres. El podía enviarme a Nueva York a estudiar, pero yo quería ir al subte. Y costó, pero me permitieron hacerlo. Hoy ya sé qué historia quiero contar, qué dibujo quiero hacer y qué música quiero tocar. Ya sé qué obra me gusta hacer en teatro y lo experimenté a partir de “Poder se puede” (una gira que realizó junto a Nicolás Scarpino para concientizar sobre la importancia de la detección temprana del cáncer).

“En el aire” se podrá ver en enero y en febrero. Después, los planes de Facundo cambian, se va de viaje y será el momento de ponerse a trabajar duro para sacar su segundo disco -con composiciones propias- y de salir a defenderlo. Además, acaba de filmar una película “Adiós querido Pep”, junto a Florencia Raggi. Una opera prima de la directora Karina Zafin.

-¿Habrá tele en 2016?
-No creo, tengo planes más musicales. Este año que pasó tuve la suerte de poder estar más cerca de mi familia, de llevar a mis hijos al colegio todos los días, hacer actividades con ellos. Eso es muy importante. Lo último que hice en tele fue “Noche&Día” y la pasé genial, para mí fue un gran programa en donde además me encontré con gente amaba y con otros a los que no conocía y terminé amándolos. Fue un proyecto buenísimo, una linda historia y una gran experiencia.

-¿Es cierto que estabas tan contento con ese proyecto que había arrancado bien y del que después se fueron bajando uno a uno los actores, y la historia y el horario cambiaron varias veces?
-Para mí fue grandioso, como te lo cuento. Fui el primero en llegar y el último en irme. Le puse todo lo que tenía. Y aún así, no funcionó. Pero no por nosotros. Llegaron los turcos y arrasaron con todo.

La charla sigue entre anécdotas de los chicos -el día que Moro, uno de los mellizos, jugó sin permiso con sus saxos y los rompió- pasando por su propia infancia - “mi papá dejó de ser juez porque mi psicólogo le insinuó que yo necesitaba más tiempo de padre y él lo hizo por mí”- hasta el paso del tiempo y su enfermedad. “Mi mamá tenía 38 años cuando le dijeron que su hijo tenía cáncer. Fue durísimo para ella. Hoy lo pienso, tenía cinco años menos de los que yo tengo ahora”, cuenta Facundo. Se hace un silencio. Sigue: “El médico que me operó tenía 34 años. A esa edad supo lo que tenía que hacer para salvarme. En ese momento, tenía casi 10 años menos de los que tengo yo ahora y es el padrino de uno de mis hijos. El agra decimiento hacia quien te salva la vida es algo inexplicable... es físico, es visceral, es para siempre”.

Con el alma y el cuerpo

“En el aire”. Es un unipersonal escrito y dirigido por Manuel González Gil, con música de Martín Bianchedi. Marcos es un particular locutor radial. Desde el teatro del pueblo irá despertando y convocando a los habitantes para que lo acompañen en su transmisión. Y la gente irá poblando poco a poco las plateas de un teatro, que al igual que su pueblo ha olvidado su razón de ser. Las funciones son de jueves a domingos, a las 21.30 en el teatro Tabarís, Corrientes 831. Entradas $ 300.

http://www.larazon.com.ar/Jamas-atrevid ... 60105_0016

http://s40.radikal.ru/i089/1601/fd/493d7fd65b89.jpg

0

657

TODA LA INTIMIDAD DEL ACTOR
Facundo Arana a fondo

http://s013.radikal.ru/i325/1601/44/1fb6d20499e0t.jpg

Свернутый текст

A los 43 años, y a pocos días de estrenar En el aire en el teatro Tabarís de la calle Corrientes, el actor decidió dar su primera entrevista a corazón abierto, para hablar de sus hijos, su familia y su amor infinito por María Susini. Además, por primera vez compartió las imágenes de su vida más íntima. Un Arana a fondo.

Su lugar en el mundo, ese rincón que sólo comparte con María, India, Yaco y Moro, está en una isla perdida en el Delta. A media hora de lancha por el río Luján –“un termo de mate”, dice Facundo–, los Arana construyeron un rancho de madera y chapas que no tiene luz eléctrica, pero está lleno de amor. Por las noches, las estrellas y la Luna se encargan de iluminar a la familia, que pasa el tiempo cebando unos amargos, mientras un fogón de leños encendidos les calienta el alma.

“Acá saco el actor que llevo adentro y me divierto contándoles cuentos a mis cachorros. Y de repente soy un indio, un vaquero, un escalador, un surfista... ¡La cara que ponen los chicos es alucinante! Y María se mata de la risa, observando todo. Eso te llena de felicidad. Lo mismo me pasa a la mañana, cuando vienen corriendo a mi cama porque ya durmieron lo suficiente y no se aguantan un minuto más. Sin duda, ser padre es mucho más gratificante de lo que había imaginado”, confiesa Facundo mientras degusta unas patitas de pollo con papas fritas en Rocking Food, el pub restó de Palermo al que suelen ir muchos artistas de la vecina Sony Music. “Por ahí un día venís y está Axel tocando para 15 personas o Facundo con su banda”, chusmeaban antes de la entrevista dos amigas, clientas del lugar, mientras tomaban una cerveza en las mesas de la puerta.

El otro lugar que la familia guarda con celo es la casita en el árbol que construyeron, entre todos, en su casa del barrio Altamira, en Tigre. “Muchas veces nos vamos de casa y pasamos tardes enteras subidos en el árbol. ¡Lo increíble es que entramos los cinco!”, vuelve a decir Arana. Y entre todos los secretos de un hombre que siempre resguardó los suyos, se descubre el lugar más privado de Facundo.

Se encuentra sobre el techo de su propia casa: “Ahí no sube nadie; sólo yo. Luego de trepar varios pisos por una doble escalera caracol, ingresás a otra casa de chapas y madera. Ahí, abrís la ventana y el amanecer te abraza como un oso. Es como si la casa de Up (película de Disney y Pixar dirigida por Peter Docter, estrenada en 2009 y ganadora de dos premios Oscar) se hubiese depositado sobre la nuestra y alguien le cortó los globos. Acá es donde toco el saxo dibujo, leo los guiones, compongo mis canciones”, revela el actor.

Acto seguido, con la promesa de no develar ni una melodía, Arana abre su laptop ultra fina de color gris plata y le pone play a lo que será el segundo disco que compuso junto al Chino Asencio. Esta vez, con letras y canciones propias. Y si el primer cedé, Salir a tocar, cautivó por sus interpretaciones de clásicos del rock internacional, el segundo es sencillamente sorprendente. Está lleno de ritmos y colores musicales con los que Facundo plasmó, en un pentagrama, gran parte de su vida. Sus hijos, su mujer María, sus vivencias... Todo está en sus letras.

En eso anda Facundo: agradeciendo a la vida por todo y confesando: “Hace un tiempo que en mis oraciones, a Dios no le pido más nada. Me malcrió demasiado. Me dio todo, mucho más de lo que había soñado. Hoy quiero que cuide a mi familia y a mis seres queridos. Conmigo ya cumplió por demás”. Dedicado de lleno a la música –viene de presentarse en Israel y Rusia–, despunta el vicio de la actuación con En el aire, un unipersonal escrito y dirigido por Manuel González Gil que el 6 de enero debutará en el teatro Tabarís, de la calle Corrientes. Bajo el mando de Gustavo Yankelevich, de jueves a domingo, durante los dos primeros meses del año, volverá a las tablas con un espectáculo que presentó en las ciudades más importantes del país.

“Es una obra que amo y me apasiona hacerla. Tiene una magia que me cautivó desde el primer día. Termina con la gente aplaudiendo de pie. Eso es lo máximo a lo que puede aspirar un actor. Además, estando en Buenos Aires tengo tiempo para compartir con mi familia en casa. Porque, no sé si te dije, con María y los chicos armamos nuestra casa para pasar las vacaciones más lindas de nuestras vidas”, cuenta.

http://www.gente.com.ar/actualidad/facu ... 19200.html

http://www.picshare.ru/uploads/160110/P52vJX22Xz.jpg
http://www.picshare.ru/uploads/160110/5h04tOsh45.jpg
http://www.picshare.ru/uploads/160110/Ws0k75737y.jpg
http://www.picshare.ru/uploads/160110/Uuni20LXF7.jpg
http://www.picshare.ru/uploads/160110/4i95r6RGJI.jpg
http://www.picshare.ru/uploads/160110/pXwtwYk0MU.jpg
http://www.picshare.ru/uploads/160110/2aIL324KU1.jpg

0

658

Tiempo Argentino
http://i003.radikal.ru/1601/6a/586541499f77.jpg

Свернутый текст

"Es una bendición poder hacer lo que uno elige hacer"

Durante el último año, el popular actor protagonizó la serie Noche y día, además de lanzar su primer disco. Ahora trae a calle Corrientes su primer unipersonal, En el aire. "Es un vuelo libre que no va a ninguna parte más que a la satisfacción personal", asegura.
http://tiempo.infonews.com/nota/201138/ ... lige-hacer
La reiteración en la disculpa por el retraso en el comienzo de la entrevista aleja la posibilidad de pensar que lo de Facundo Arana se trata de una formalidad. El actor y músico hace honor a su fama de amable, pero su pedido de disculpa se verá, a poco de andar la nota, que apunta a otra cosa: a que lo que diga, no importa cuán calificado sea, es totalmente sincero, porque es todo suyo.
“Es la primera vez que hago un unipersonal, pero ya lo tengo andado", cuenta sobre En el aire, la obra que lo tiene como protagonista y vuelve a la cartelera desde el jueves. "Recorrimos el país, hicimos temporada en Mar del Plata, hicimos muchas funciones a beneficio de diferentes cosas y por diferentes motivos".
-¿Cómo te llegó, o cómo hiciste que te llegara la obra?
-Fue una conversación con Javier Faroni, en un momento del 2012 en el que no la estaba pasando bien y le pedí por favor que necesitaba hacer teatro, necesitaba subir a las tablas. Me ofreció las obras que tenía y le dije que no, que era una obra en la que quería estar solo en el escenario. Me dijo que iba a buscar una y le dije de nuevo que no, que no estaba escrita. Entonces me preguntó si tenía un autor en mente, y tampoco. Me habló de Manuel González Gil, y le dije: "¡Me estás ofreciendo a Messi y yo vine a pedirte un picadito!".
Sonríe Arana por su ocurrencia, y va a recurrir a metáforas o analogías para hablar de esas cosas difíciles de explicar sólo con palabras.
“Realmente es una cajita de música -define- porque es muy preciosa y muy precisa. No sé qué irá a pasar acá, pero hasta hoy, en cada una de las funciones, el público se levantó a aplaudir de pie".
-Entre aquella intención primigenia y esto que tenés hoy, ¿cuánto se colmó?
-Había pedido dos y me dio 25 mil, lo juro. No imaginé que el resultado iba a a ser tan precioso, que la obra iba a ser tan preciosa. Esto tiene el color de “Poder se puede”. A esta altura del partido puedo reconocer cuál es el color y el estilo de lo que quiero hacer. Es como si fuera una montaña rusa de vivencias y emociones. Es un cuento con el que de alguna u otra forma, tu cuerpo y tu alma se van a sentir representados de alguna u otra manera.
-Este estilo del que hablás, ¿es parte de algo que incluye tus otras actividades, como la música, o sólo se refiere a la actuación?
-Va teniendo coherencia casi sin querer. Me gusta mucho la coherencia, pero en este caso no la había buscado tanto. Ese saxo de ahí (señala) es el mismo con el que en el ‘92 me fui a tocar al subte. Estar haciendo lo último que estoy haciendo, que es lo que soñé cuando estudiaba teatro a los 15, con el mismo saxo que a los 20 me fui a tocar... es maravilloso hacer confluir las dos cosas después de que la vida me pegó una vuelta y un poquito. Es una armonía. Una pincelada de mucho más de lo esperado.
Arana recuerda brevemente el recorrido de la obra en distintos escenarios del país, “de San Luis a Puerto Deseado, y en un lugar y en el otro, donde tienen distintas tonadas, funcionó”, para reforzar su convicción de que ahora en esta etapa en Buenos Aires volverá a funcionar. “Pero no tengo búsquedas demasiado profundas, ni demasiados pensantes: te estoy contando un cuento”, dice como un por las dudas, por si alguien va a buscar a Shakespeare.

-¿Sos de preguntarte por qué llegaste hasta acá, o sólo disfrutás o peleás el momento?
-Si se da quiere decir que también lo buscaste, no te lo llevaste por delante. Lo deseaste tanto que se dio. Para que se dé, miraste y levantaste la mano. Los jugadores antes de entrar a la cancha levantan la mano, ¿para qué, si sabés que vas a entrar a la cancha? Pero lo hacés, naturalmente lo hacés. Pedís, pero estás listo. Y se dio. Y ahí tenés que agradecer; tenés que ser agradecido porque se te da la oportunidad. Mucha gente hace así toda la vida (levanta la mano) y por más que trata no encuentra la puerta. Y una vez que encontraste la puerta y entraste, te parece que estaba ahí todo el tiempo, parecía evidente. Toco el saxo desde hace tiempo, pero se dio ahora. Y genial, porque en todo este tiempo le metí armónica y canto, muchas horas de televisión y teatro y de exposición con el público, entonces hoy me puedo parar ante 8000 como ya pasó, y me lo llevo por delante. Otro, ante 20 tendría que cantar de espaldas. Y te estoy hablando de genios a los que admiro, que tienen que arrancar cantando de espalda. No hay que tenerle miedo, no se le tiene miedo, pero esto te lo da la experiencia, y la edad también.
-¿En cuánto influyó el tema de tu salud para que se diera este momento?
-Lo que pasa es que a veces es la salud, a otros se les muere temprano la mamá o el papá, otro tiene un accidente y se le muere toda la familia, o un amigo. ¿Qué te cambia? Bueno, golpes tenemos todos; son distintos golpes. Cuando nosotros éramos chicos no existía el bullying, existía pero no se hablaba. En la época de mi abuela había depresión post-parto pero no se hablaba, no estaba diagnosticado. Y hoy no al bullying, ¡justo ahora! Hasta por ahí somos productos del bullying, ¿qué sé yo? Pero si lo somos es doble el mérito, porque vencimos no sólo el miedo propio sino el que nos inculcaron. Eso quiere decir que no te paran ni con un tren de frente. Y es bueno eso. También me gusta tener conciencia de que voy a estar parado ahí contando una historia; no tengo un chiquito delante mío que tengo que operar y una vida que salvar. No, te voy entretener. ¡Qué alivio, qué buen oficio!
Arana apela a una idea original de inteligencia: en vez de poner el énfasis en la imposibilidad de encontrar interlocutores, espera que el inteligente “hasta baje un poco para poder hablar, y no que les veas en los ojos que se te están cagando de risa”.
-¿Te pasó?
-Lo he visto en actores en los años '90, con respecto a mí y con respecto a muchos. Lo he visto con gente que me hacía notas, con críticos, con público. El mundo es así. Lo que pasa es que el tiempo te va poniendo en un lugar a ver si, desde esa inteligencia, tenés la capacidad de bajar y tenemos una conversación sobre algo lúdico, y usamos los dos ese tiempo para eso, charlar. Es brillante. Está súper bien, me puedo dar cuenta. Y eso quiere decir que estamos atentos.
-¿Siempre te diste cuenta de ese trato?
-No. Se adquiere con la experiencia. Y también es un ejercicio. Quiero ver al mirar. Si ves, daña, pero es justificado, porque si no, aquello que no viste, te toma por boludo: tenías la capacidad de ver y no lo hiciste. Entonces el daño es doble.
-¿Percibís que siempre se te consideró un tipo ingenuo?
-Decido ser ingenuo, pero ver. Me puedo dar cuenta de si una obra está bien, está mal, si las actuaciones son brillantes o son principiantes. Pero elijo sentarme y convertirme en un chico de cinco años que está mirando un espectáculo y maravillarme ya por el esfuerzo hecho; contame el cuento. Si lo hacés, a mí no me interesa si es la primera vez que contás un cuento o sos Alfredo Alcón. Yo me voy agradecido. Decido la pureza de ver y aplaudir. Y que la persona que está ahí arriba sepa que estoy disfrutando y que no me importa el furcio, nada. Fui a disfrutar, no a perder el tiempo. Le permito el filo al crítico, porque es su oficio: tiene que sentarse y evaluar; hacé lo que tengas que hacer. Ahora el público, si viene acá de filoso, yo no estoy trabajando para esa gente.
-Artísticamente hablando, ¿te dirigís hacia algún lugar?
-No. Es muy lúdico, no tiene una dirección, es un vuelo libre que no va a ninguna parte más que a la satisfacción personal de hacer lo que elegí hacer. Es una bendición muy grande poder hacer lo que uno elige hacer. Y elegimos hacer esto para no tener la responsabilidad de cuidar los intereses de otro, como un abogado, para no tener que andar pateando puertas para apagar incendios como hacen los bomberos; no estamos cuidando la vida de nadie, nosotros entretenemos. Nada menos. Pero nada más. «

Salir a tocar es el primer disco de Facundo Arana & The Blue Light Orquestra. Salió el año pasado y tiene una selección de versiones de canciones de grandes artistas, como "Free Fallin" (Tom Petty), "Roxanne" (The Police) y "Sure know something" (Kiss).

Rumbo al segundo CD
Aún sin nombre pero ya con los temas hechos. Tal es el panorama actual del nuevo álbum.
Facundo Arana cuenta que se va a meter en el verano a grabar su segundo disco, a presentar en julio, para el que compuso 20 temas “con el Chino Asencio, que es una gloria”, dice sobre el productor que lo acompaña en el nuevo emprendimiento.
“El primer disco se llamó Salir a tocar, y no se podía definir de otra manera, porque era lo que quería hacer: tocar con una banda. La armé y salí. Para ensamblarnos como banda, hacían falta temas que sepamos todos. Y volamos alto: Bob Dylan, 'Knockin a Heaven's Door', y otros más. Y logramos una versión precisa, que no es de nadie, es nuestra la versión de ese tema de un genio.”
El mismo orgullo y la misma fe lo guía para este segundo disco, cualidades ambas que no se apoyan en los resultados fácticos o posibles, sino en la posibilidad de su realización: “Estoy muy contento -reafirma- porque lo hice. Y está hecho con todo mi corazón. Solamente yo puedo dar testimonio de todo eso. Pero creo que si está hecho con toda tu alma de verdad, si le pusiste todo tu empeño, está bien hecho, ¿quién te va a juzgar?”

0

659

http://www.picshare.ru/uploads/160103/6ta40cC6rT.jpg
http://i73.fastpic.ru/big/2016/0106/56/92ca809ddf2ec4f27073e0befa125b56.jpg

0

660

http://images.vfl.ru/ii/1452586810/c45b65d7/11031485_m.jpg http://images.vfl.ru/ii/1452586810/8c3a8c79/11031486_m.jpg http://images.vfl.ru/ii/1452586810/45d81f98/11031487_m.jpg http://images.vfl.ru/ii/1452586810/b7078a38/11031488_m.jpg http://images.vfl.ru/ii/1452586810/533987b8/11031489_m.jpg http://images.vfl.ru/ii/1452586810/184671af/11031490_m.jpg http://images.vfl.ru/ii/1452586810/5ca82559/11031491_m.jpg http://images.vfl.ru/ii/1452586810/c12a9c65/11031492_m.jpg http://images.vfl.ru/ii/1452586810/2585c948/11031493_m.jpg http://images.vfl.ru/ii/1452586811/59478c61/11031494_m.jpg http://images.vfl.ru/ii/1452586937/ca8ae119/11031513_m.jpg http://images.vfl.ru/ii/1452586937/4510e3fb/11031514_m.jpg http://images.vfl.ru/ii/1452586937/b084bf86/11031515_m.jpg http://images.vfl.ru/ii/1452586937/6d490780/11031516_m.jpg http://images.vfl.ru/ii/1452586937/f0bf0eeb/11031517_m.jpg http://images.vfl.ru/ii/1452586937/cdf200a8/11031518_m.jpg http://images.vfl.ru/ii/1452586937/424b5456/11031519_m.jpg http://images.vfl.ru/ii/1452586937/a7dd4ea3/11031520_m.jpg http://images.vfl.ru/ii/1452586937/e179ddcc/11031521_m.jpg http://images.vfl.ru/ii/1452586937/1d703f63/11031522_m.jpg http://images.vfl.ru/ii/1452587050/43a7b0ba/11031540_m.jpg http://images.vfl.ru/ii/1452587050/25842a35/11031541_m.jpg http://images.vfl.ru/ii/1452587051/fa58006d/11031542_m.jpg http://images.vfl.ru/ii/1452587051/0db7d5bf/11031543_m.jpg http://images.vfl.ru/ii/1452587051/b8d2b7d1/11031544_m.jpg http://images.vfl.ru/ii/1452587051/a8c22d11/11031545_m.jpg

0